En 2006 hice entrega a S.M. la Reina Doña Sofía de la Medalla de Oro “Corazones con Eco” coincidiendo con la celebración del Congreso Internacional de Cardiología organizado conjuntamente por la Clínica Mayo y el Hospital Clínico San Carlos.

Extraigo aquí parte de las palabras que pronuncié frente a S.M. la Reina Doña Sofía en ese día.

(Texto perteneciente al saludo a S.M. la Reina Doña Sofia de Grecia en la entrega del premio)

“Desde hace 12 años venimos celebrando un Congreso Internacional de Cardiología entre la Clínica Mayo y el Hospital Clínico San Carlos aquí representado por su Gerente D. José Soto y su equipo directivo.

Como usted sabe, la Clínica Mayo es uno de los centros médicos más prestigiosos del mundo y con motivo de este Congreso, se desplazan a Madrid, no solo los miembros más relevantes de la Mayo, sino además distinguidos cardiólogos europeos y una nutrida representación de la cardiología española.

Dicho evento científico está organizado por el Instituto Cardiovascular del Hospital San Carlos, y todos los que lo integramos, desde su director, el Dr. Macaya, hasta los médicos y el personal sanitario, nos sentimos participes del mismo.
Por otro lado, la industria farmacéutica no ha sido ajena a la importancia de este evento, sponsorizando y ayudando en la co-organización del mismo. Así empresas como Pfizer o Siemens nos han ayudado desde hace ya más de 12 años.Pero, realmente este congreso ha salido ya del propio ámbito del Hospital Clínico. La Consejería de Sanidad de la CAM, nos ha venido apoyando y acudiendo de forma periódica en las inauguraciones, manifestando, su continua preocupación por la mejora de la calidad asistencial y científica de nuestra Medicina.

La preocupación por las enfermedades cardiovasculares ya no es solo un tema de los médicos, sino que es un problema social. No infrecuentemente, podemos leer en los periódicos o ver en televisión, noticias o programas acerca del cuidado de la salud cardiovascular. En este contexto, y en el marco del último Congreso de Cardiología entre el Hospital Clínico San Carlos y la Clínica Mayo, se decidió otorgar la Medalla de Oro “Corazones con Eco”, en reconocimiento a una persona muy destacada por su gran labor social relacionada con las Humanidades.
La Medalla de Oro cuenta con el patrocinio de la empresa Siemens, que pone a disposición del premiado una dotación de material médico Siemens de ecografía, que será destinado a la causa humanitaria que el premiado considere.La denominación del premio Medalla de Oro “Corazones con Eco” incluye una doble alusión. Por un lado a la técnica medica de ecografía y, por otro, a la repercusión “Eco-social” humanitaria del perfil del premiado.

Con esta difícil tarea, se constituyó un Jurado que está compuesto no solo por científicos, sino por una representación de personas relevantes en el campo de las Artes, las Humanidades y otros ámbitos significativos de nuestra sociedad.
Hemos tenido el Honor de poder entregar la Primera Medalla de Oro “Corazones con Eco” a SM la Reina. Son, sin duda, muchos los méritos de Su Majestad los que la hacen acreedora de este Premio.Entre los miembros del Jurado aquí presentes, están Dª Lola Carretero (Periodista), D Rafael Arias Salgado (Presidente de Carrefour), D. José Luis Ripol (Presidente de la Fundación Vodafone ), D. Enrique Abella (Abogado), D. Sergi Arola (Restaurador), D. Carlos Mugiro (Barón de Chirel), D. Eduardo Muga (Bodegas Muga), D Angel Nogales (Decano de la Facultad de Medicina), D. Julio Vega (Director General de Siemens Medical) y yo mismo, teniendo la satisfacción de Presidir el Jurado y Dirigir el Congreso Internacional Clínica Mayo-Hospital Clínico.

Su preocupación por el desarrollo tecnológico y científico en nuestro país; apoyo a la investigación y estímulo a los investigadores jóvenes.
Sería muy larga la lista de acciones sociales que Su Majestad realiza. Baste decir que la sociedad no es insensible a ello y que lo agradecemos profundamente. La primera Medalla de oro “Corazones con eco”, no puede, en palabras de todos los miembros del Jurado, tener un mejor premiado que Su Majestad la Reina.Pero aún más importante y de agradecer, es la continua preocupación de Su Majestad por los problemas de nuestra sociedad. No es infrecuente ver a la Reina sensible y cercana a los que sufren, en visitas a Países subdesarrollados, con los enfermos. Especial mención, la preocupación que viene manifestando Su Majestad en los últimos años referente a la Enfermedad de Alzheimer. La creación de la Fundación Reina Sofía, es un ejemplo más, de su especial sensibilidad en temas muy cercanos a nuestra sociedad.

Majestad, estamos honrados y muy agradecidos.